¿Bodhaaashio yo? ¡TURURÚ!

Estamos en unas fechas complicadas para los que luchan contra los kilos de más. Hay mucha gente que decide, durante estas fechas, dejar de lado su objetivo de perder peso y darse a los placeres de la comida y la bebida, pero muchos otros, la gran mayoría, sabe que para conseguir un cuerpo y vida sanas, han de aprender a ser todoterreno en cualquier circunstancia. Pero, claro, estas fechas… las cenas de Navidad, la de Fin de año, las copitas de después… ¡Es difícil! Bien, existen algunos truquitos que te pueden ayudar especialmente con las copas. Hay a muchas personas que no le gustan los refrescos, o que, simplemente, no quieren que los demás estén martilleándoles con que “por una copa no pasa nada”. Si eres una de estas personas, estos trucos te ayudarán a pasar por una noche de copas y no engordar en el intento.

Un gintonic, por favor. Si sales de copas, puedes pedir que te preparen un falso gintonic. ¿La receta? Bien sencilla, agua de burbujas con limón. Luego le pones una pastilla o dos de tu edulcorante y ¡listo! Nadie sabrá que estás tomando un vaso de agua. Es mejor que estar toda la noche a refrescos con gas artificial y excitantes.

Hazte amiga de las infusiones. Puedes llevar las que más te gusten en el bolso y pedir que te la hagan o bien pedir cualquiera en el restaurante. La ingesta de agua caliente durante o después de la comida ayuda a la digestión y te hace sentir más saciada. Además, también existen infusiones frías de sabores que puedes comprar en cualquier supermercado y llevarlas en el bolso. Pide un vaso de agua con hielo y pon tu infusión, un poco de edulcorante y ¡listo!.

Toma alcohol, pero sé inteligente. Hazlo sólo si no puedes zafarte de ese compromiso. Toma alcohol, disfruta tu copa, pero pídela con refresco sin azúcar o con agua. Los combinados con refrescos son la peor opción para tomarte una copa, así que evítalos a toda costa. Acostúmbrate a pedir menos alcohol en la copa y a pedir una copa y luego un refresco (o un falso gintonic). Así controlarás la ingesta de alcohol… y la noche.

¡Disfruta!. Si no puedes o no quieres estar limitándote, está bien, disfruta de tu noche, diviértete y haz lo que quieras, sin sentirte culpable, sin ansiedad, sin sentir que has fallado. Pero al día siguiente ocúpate de ti misma, compensa esos excesos nocturnos ya sea con mayor control de tu dieta, con más tiempo de ejercicios o con lo que quieras, pero no pienses «como ayer me dejé ir, soy una fracasada» o, peor aún, «como ayer dejé la dieta hoy no pasa nada». Sé responsable de lo que haces, hazlo y luego ocúpate de paliar las consecuencias.

 

Coach, psicóloga y escritora. Soy más lista que el hambre, y tengo razones de peso.

Facebook Twitter Google+ YouTube   


Y, además, hago consultas privadas

contactoTodos estos temas y muchos más podemos tratarlos a través de consultas privadas. Sólo tienes que ponerte en contacto conmigo para una cita previa.

Los libros, a un click

Soy mas lista que el hambre Alicia en el país de las rosquillas, de Eva Campos NavarroUna Alicia especial, que te llevará a través de tu relación con la comida por un viaje de autodescubrimiento. O elige comenzar a ganar siendo más lista que el hambre. Dos libros relacionados pero muy diferentes entre sí que te ayudarán a reconocer las verdaderas razones de tu lucha constante contra los kilos de más y cómo acabar con ellas. Para siempre.  

Y tú, ¿qué piensas?