Hábitos, ¿Para qué os quiero?

Comer de pie también es un mal hábito
Comer de pie también es un mal hábito

Hábitos ¿Para qué os quiero?

Los hábitos son comportamientos adquiridos que nos dan una pauta de conducta. Esa es la definición más simple de “Hábito”, sin entrar en teorías psicológicas o de cualquier otro tipo. Por ejemplo, comer palomitas en el cine (tengamos o no hambre) es un hábito.  Muchos de esos hábitos son, desde luego, perniciosos para nuestra salud o nuestro objetivo de pérdida de peso. Quizás si estás a dieta hayas dejado el hábito de comer palomitas en el cine, pero sin embargo puede ser que comas todos los días con refrescos, incluso light. Tomar refrescos light no es saludable porque estás manteniendo el hábito de comer con refrescos, y de lo que se trata es de eliminar hábitos que puedan ser perniciosos para, cuando consigamos nuestro objetivo, poder mantenerlo sin esfuerzo.

Además, los hábitos no son fácilmente identificables porque son automáticos, es decir, los hemos repetido tantas veces que se han convertido, en muchos casos, en inconscientes. Y es normal, porque si tuviéramos que ser conscientes de todo lo que hacemos, nuestro cerebro se volvería loco. Por ejemplo, un hábito puede ser dejar las llaves cuando entramos en casa en una cajita que tenemos para ello, de esa manera no tenemos que pensar en dónde dejamos las llaves. Lo que sucede es que los hábitos –negativos- en cuanto a la comida pueden ser muy perniciosos. Por ejemplo, si tenemos el hábito de comer todas las comidas con pan, o de mojar el pan en las salsas, desde luego que nos estamos echando calorías encima.

Pese a ello, la buena noticia es que todo hábito se puede cambiar. Puede costarte más o menos, pero lo puedes cambiar.

Lo primero que necesitas hacer es crear un listado de hábitos. Identifica todos los hábitos y escríbelos en una hoja en una única columna, de tal forma que al lado puedas escribir. Pero piensa un poco más, ve hacia otras situaciones como los hábitos que se dan en celebraciones. Por ejemplo uno de estos hábitos puede ser que los cumpleaños siempre sean a base de comidas grasientas y dulces. Está bien, pero si quieres mantenerte en tu peso o perder, sobre todo si vives dentro de una familia numerosa, tendrás que cambiar ese hábito en la medida de lo posible.

Bien, una vez que has escrito todos tus hábitos… ¡busca alternativas! Las alternativas han de cumplir ciertos requisitos:

  1. Que sean sanas. Por ejemplo, si comes patatas todos los días cuando llegas de la universidad, no vale que en vez de patatas comas cacahuetes hasta hartarte; sí, pueden ser más sanos, pero no por ello puedes comer un paquete entero. Lo ideal sería que comieras fruta, gelatinas o cualquier otra cosa que sea sana para ti.
  2. Que sean viables. Así, si odias el brócoli, cambiar las patatas por el brócoli no es viable. Así que busca algo que te guste, en la medida de lo posible. Vale, quizás la gelatinas no estén tan buenas como las patatas fritas, pero puedes hacerlas como quieras, adecuarlas a tu gusto, y así estarás más motivada para hacerlo.
  3. Que no rompa con tu entorno. Por ejemplo, si comes algo rápido porque tienes que comer en tu lugar de trabajo, lleva comida preparada de casa que también sea rápida (una ensalada, por ejemplo) de tal forma que no tengas que cambiar  tu horario de comidas para poder dedicarle más tiempo a comer.

Así pues, coge tus hábitos y escribe unas cuantas alternativas para poder cambiarlos. Puedes escribir una o varias, es lo mismo. Lo importante es que tengas alternativas sanas y adecuadas a ti para esos hábitos que ya has identificado.

No te olvides, cambiar tus hábitos es el primer paso. Y cuando lo hagas ¡sentirás que te empiezas a aligerar!

Sigue aprendiendo y conociéndote en www.evacamposnavarro.es 

Coach, psicóloga y escritora. Soy más lista que el hambre, y tengo razones de peso.

Facebook Twitter Google+ YouTube   


Y, además, hago consultas privadas

contactoTodos estos temas y muchos más podemos tratarlos a través de consultas privadas. Sólo tienes que ponerte en contacto conmigo para una cita previa.

Los libros, a un click

Soy mas lista que el hambre Alicia en el país de las rosquillas, de Eva Campos NavarroUna Alicia especial, que te llevará a través de tu relación con la comida por un viaje de autodescubrimiento. O elige comenzar a ganar siendo más lista que el hambre. Dos libros relacionados pero muy diferentes entre sí que te ayudarán a reconocer las verdaderas razones de tu lucha constante contra los kilos de más y cómo acabar con ellas. Para siempre.  

Y tú, ¿qué piensas?