¡Hasta aqui! Haz un quiebre y reconstrúyete

 Hay un momento en la vida en donde, de repente, nos damos cuenta de qué es lo que no queremos, es un momento de “lucidez” mental en donde nos damos cuenta de cosas. En Coaching esto se llama «quiebre», «ruptura», «crash»,… pero más allá de cómo se llame lo importante es que este momento suele conformar un antes y un después en nuestra vida. La razón es bien sencilla, de repente se nos presentan cuestiones dolorosas muy claramente, y eso nos mueve para poder solucionarlas.

Qué son los quiebres en coaching
Es muy habitual que mantengamos durante mucho tiempo conductas que no nos satisfacen, no nos gustan o que, simplemente, sabemos que no nos hacen bien. Desde luego, si estás leyendo esto es porque ya has identificado que quieres cambiar tu vida, tu relación con la comida, tu cuerpo o tu vida emocional, así que ya tienes parte del trabajo hecho. Por tanto, ¡enhorabuena! Estás dando un gran paso para ir hacia la persona, la vida o el cuerpo que deseas tener. Pero ese momento de quiebre es necesario es el que nos arroja luz.

Estos «quiebres» pueden venir por dos vías:

  • Algo sucede en nuestra vida –puede ser un evento o no- que simplemente nos hace darnos cuenta de dónde estamos. Nos bloqueamos, vemos que algo no funciona en nuestra vida o no funciona como nosotros queremos. Nos sentimos desorientados porque, normalmente, el quiebre supone una forma de pensar o sentir que no hemos tenido hasta el momento. En mi caso, uno de los quiebres vino cuando en un evento laboral de mi pareja, mi actitud no fue del todo la esperada por nadie, siquiera por mí misma. Eso me hizo sentir mal, y me permitió empezar a ahondar en qué me pasaba
  • Provocar nosotros mismos esa ruptura, es decir, cuando estamos en esa situación de no saber por dónde nos vienen las cosas, de repente nos damos cuenta de qué es lo que no queremos. Para mí es el concepto de «¡HASTA AQUÍ!», es decir, ponemos límite a la situación que estamos viviendo. Por ejemplo, en mi caso y ante esa incomodidad de qué me pasaba, cuando pude ser consciente de que mi problema era una falta de estima por causa de mi sobrepeso me dije «Hasta aquí, Eva. No vas a volver a sufrir por tu sobrepeso, no vas a volver a hacer sufrir a nadie por tu sobrepeso».

¿Para qué son importantes los quiebres?

Para poder hacer un antes y un después en nuestra vida. Los quiebres no se producen sobre cuestiones insustanciales de la vida, como puede ser si me compro un vestido o un pantalón, sino sobre cuestiones que de verdad nos pesan, nos tocan, nos pican, nos incomodan,… cuestiones que nos hacen sentir que tenemos las riendas de nuestra vida.

Con los quiebres nos hacemos conscientes de que el cambio va a venir por nosotros mismos.

Cuando hacemos un quiebre, estamos apuntando a nuestra necesidad de cambio, somos conscientes de que lo que tenemos (en este caso nuestros quilos de más) no es lo que queremos y, por tanto, lo vamos a cambiar. Por tanto, también nos hacemos conscientes de que ese cambio va a venir por nosotros mismos. No le podemos pedir a la vecina que pierda nuestros quilos, aunque sí le podemos pedir que nos ayude. Es nuestra responsabilidad y, como tal, nos hacemos cargo de ella.

Como estamos diciendo que queremos cambiar, en el fondo lo que pedimos a nosotros mismos es construir una nueva versión de lo que somos, cuanto menos en el ámbito que se aplica el quiebre. Es decir, queremos ser personas sanas, personas delgadas, personas responsables de nuestra forma de alimentarnos,… obviamente esto no significa que vayamos a cambiar toda nuestra personalidad, forma de vivir, creencias o actitudes en muchos ámbitos de la vida, pero sí que al sentir dentro de nosotros esa necesidad de cambio y encuadrarlo dentro del área de la relación con nuestro cuerpo, ya sabemos por dónde vamos a tener que acatar el cambio; con respecto a nuestro cuerpo y a nuestra relación con la comida.

Como ya te has dicho «¡Hasta aquí!» y ya sabes en qué área de tu vida tienes esa necesidad de cambio, el quiebre te permite dar el primer paso para cambiar y empezar a buscar soluciones. El cambio es tuyo, así que sólo tú puedes hacerte cargo de él.

El cambio no significa que vayamos a cambiar toda nuestra personalidad.

Si estás leyendo esto es porque, de alguna manera, sabes que quieres trabajar el área de tu cuerpo y salud para hacer desaparecer tus quilos de más. Ahora yo te pregunto, ¿has hecho un quiebre de verdad con respecto a este tema? ¿estás absolutamente convencida de que quieres cambiar, de que habrá un antes y un después en tu vida? ¿Te has dicho, aun mentalmente, «¡hasta aquí! Voy a tener el cuerpo que deseo tener y nada me va a detener»?

Si no te lo has dicho, hazlo, hazlo convencida de que estás manejando las riendas de tu vida, de que puedes y vas a cambiar.

Mírate al espejo, mírate a los ojos y dite «¡Hasta aquí! Ya no quiero ésto que tanto me duele.» Es el primer paso para poder dejarlos atrás.

 

Coach, psicóloga y escritora. Soy más lista que el hambre, y tengo razones de peso.

Facebook Twitter Google+ YouTube   


Y, además, hago consultas privadas

contactoTodos estos temas y muchos más podemos tratarlos a través de consultas privadas. Sólo tienes que ponerte en contacto conmigo para una cita previa.

Los libros, a un click

Soy mas lista que el hambre Alicia en el país de las rosquillas, de Eva Campos NavarroUna Alicia especial, que te llevará a través de tu relación con la comida por un viaje de autodescubrimiento. O elige comenzar a ganar siendo más lista que el hambre. Dos libros relacionados pero muy diferentes entre sí que te ayudarán a reconocer las verdaderas razones de tu lucha constante contra los kilos de más y cómo acabar con ellas. Para siempre.  

Y tú, ¿qué piensas?