Soy una zorra, y me gusta serlo

Todos lo sabemos; el término ” zorra ” suena más que peyorativo.
O no. Depende del significado que se le dé. En español, cuando de alguien se dice que es un zorro, se le está dotando de habilidades positivas como inteligencia, sutileza o astucia. Sin embargo una zorra suele estar asociado a mujeres promiscuas aunque, como veremos, el significado va mucho más allá.

me gusta ser una zorra eva campos navarroMira las definiciones de la RAE para zorra:

zorra.3 (Del port. zorro, holgazán, y este der. de zorrar, arrastrar; cf. prov. mandra, zorra, propiamente, ‘mandria, holgazán’).
1. f. Mamífero cánido de menos de un metro de longitud, incluida la cola, de hocico alargado y orejas empinadas, pelaje de color pardo rojizo y muy espeso, especialmente en la cola, de punta blanca. Es de costumbres crepusculares y nocturnas; abunda en España y caza con gran astucia toda clase de animales, incluso de corral.
2. f. Hembra de esta especie.
3. f. Carro bajo y fuerte para transportar pesos grandes.
4. f. prostituta.
5. f. coloq. Persona astuta y solapada.
6. f. coloq. borrachera (‖ efecto de emborracharse).
7. f. Ec. ojeriza.
8. f. Ur. Remolque de carga con cuatro ruedas de goma o más.

Creo que está claro que el significado puede variar, y mucho. El problema es que el término “zorra” se ha visto siempre asociado a cuestiones sexuales; si tienes muchos amantes, eres una zorra. Además, nadie entiende que tienes que ser muy zorro para poder llevar una agenda así de atareada. Bromas aparte, el quid de la cuestión es analizar a qué es lo que se llama “zorra” y no seamos hipócritas; todos hemos llamado “zorra” alguna vez a una mujer que presenta estas características, aunque fuera durante la adolescencia en donde, para formar parte de un grupo, se levantaba el dedo contra alguien.

Normalmente se llama así a una mujer que disfruta de su vida sexual y, por tanto, de su cuerpo, que tiene seguridad en sí misma como para mostrarse tal y como es, que se arregla si quiere hacerlo para ir a trabajar, a estudiar o a comprar el pan, que sabe sacar partido de su cuerpo porque lo acepta y sabe que hay belleza en él así que viste pensando en sentirse a gusto consigo misma, que se siente cómoda rodeada de hombres y sabe que pueden ser tan amigos como una mujer, que su seguridad en sí misma permite que haga oídos sordos a las críticas (muchas de ellas, querida lectora, proveniente de otras mujeres), con una autoestima suficiente como para poner límites a los demás y mostrar su punto de vista sin tapujos, que sabe que para comprometerse con alguien, ese alguien debe merecer realmente la pena y aportar en su vida (siempre que dejes entrar a alguien en tu vida, que sume no que reste -Gracias, mamá, por este maravilloso consejo aunque a veces me lo haya saltado a la torera-) y mientras llega esa persona, disfruta sin darle explicaciones a nadie o esa mujer que va a por lo que le gusta o desea, incluso si es un hombre. En definitiva, se llama zorra a aquella mujer que sabe lo que quiere, lo que vale y lo que se merece y no deja que los demás le hagan sentir poco merecedora de algo o que controlen su vida.
Si eso es ser una zorra, querida lectora, ¡yo me apunto! ¿Y tú, prefieres ser una zorra vivita y coleando o la alfombra en donde los demás se limpian los pies y las penas?

 

Extracto de “Me gusta ser una zorra” © Eva Campos Navarro, 2015

Coach, psicóloga y escritora. Soy más lista que el hambre, y tengo razones de peso.

Facebook Twitter Google+ YouTube   


Y, además, hago consultas privadas

contactoTodos estos temas y muchos más podemos tratarlos a través de consultas privadas. Sólo tienes que ponerte en contacto conmigo para una cita previa.

Los libros, a un click

Soy mas lista que el hambre Alicia en el país de las rosquillas, de Eva Campos NavarroUna Alicia especial, que te llevará a través de tu relación con la comida por un viaje de autodescubrimiento. O elige comenzar a ganar siendo más lista que el hambre. Dos libros relacionados pero muy diferentes entre sí que te ayudarán a reconocer las verdaderas razones de tu lucha constante contra los kilos de más y cómo acabar con ellas. Para siempre.  

Y tú, ¿qué piensas?