Soy una zorra si tengo sexo en la primera cita

Que te llamen zorra por tener sexo en la primera cita no es algo que te deba preocupar porque en el fondo quien te lo llama no habla de ti, sino de sus prejuicios. Pero tú, ¿qué opinas de ti misma si tienes sexo en la primera cita?

sexo-en-la-primera-cita-eva-campos-navarro

No sé si lo sabéis, pero cuando llegáis a mi blog buscando en buscadores (google y compañía) muchas veces me aparecen un resumen de las palabras que os han traído aquí (sí, incluyendo esos dardos que se me clavan en mi corazoncito de escritora del tipo “descargar gratis soy más lista que el hambre” o ” alicia en el país de las rosquillas pdf”) aunque no puedo saber quién es la persona detrás de esas búsquedas. Pero más allá de esos puñales, muchas veces me encuentro cosas muy curiosas que me arrancan una sonrisa, como “Eva la psicóloga gorda” o “qué hacer si estás desesperada”, pero una de las que más me está llamando la atención es “soy una zorra si tengo sexo en la primera cita”. El caso es que la primera vez que vi esta secuencia de palabras en la búsqueda, me pareció simplemente anecdótico, pero ya lo he visto demasiadas veces como para no dejar que a mi zorra interior se le desate la lengua.

Supongo que quienes llegan a mi web buscando esa frase es porque tienen dudas primero del protocolo a seguir en primeras citas y sexo y, segundo, si es lícito que las llamen “zorras” de esa manera tan absurdamente despectiva por ello. Como ya sabes que para mí que te llamen zorra no sólo no representa ningún problema sino que es algo de lo que te puedes sentir orgullosa, no voy a entrar en qué sucede cuando alguien te lo llama despectivamente, pero te resumiré rápidamente lo que te ha de importar: entre cero y nada.

El tema del sexo en la primera cita tiene más “chicha” que destripar, porque es una cuestión que tiene un trasfondo algo mayor del que a priori se puede suponer; no es una cuestión de qué va a pensar de ti la otra persona o sus “amigotes” sino de cuál es la razón por la que tienes sexo. Si la razón es simplemente porque te apetece, sin más trasfondo, pues olé tú, tu entrepierna y tu libertad, pero si la razón pertenece a alguno de estos tipos (o parecido) vas mal:

  • Si no tengo sexo, no me va a volver a llamar. Pues que no lo haga, ¿o quieres convertirte en su TeleSexo particular?
  • Si no me acuesto, va a pensar que soy una estrecha. Que piense lo que le de la gana, lo importante es lo que pienses tú de ti y del respeto que te tienes.
  • Si no lo hago, va a pensar que no me gusta. Transmitir a otra persona que nos gusta se puede hacer de muchas maneras pero si piensas que sólo el sexo es la vía para ello, quizás deberías repasar si tienes una buena gestión y expresión de tus emociones.
  • Si no tengo una aventura que contar a mis colegas, van a pensar que soy tonta. ¡Pues vaya escoria de colegas! Si tu valía para ellos depende de tu apertura de piernas, mejor que te busques nuevos colegas que te den valor por lo que eres y no por con quién tienes sexo.
  • Me gusta tanto que no quiero que se vaya. Usar el sexo para a”atrapar” a una persona es un reflejo de que no confías que seas lo suficiente como para que por ti misma le gustes a la otra persona. Vamos, que crees que o le das sexo o no tienes otra cosa para darle.
  • La verdad, un poco de sexo hoy me vendría genial para mi autoestima. Es posible, sí, que si hoy es un día de esos de “bajón”, un poco de sexo te haga sentir más deseada, más querida, más… Más indefensa ante los demás, porque si tu autoestima depende de que duermas o no acompañada, dejas en manos de los demás, incluso de desconocidos, el sentirte bien o mal contigo misma. Trata de sentirte bien con la persona que eres por ti misma.
  • Estoy harta de estar sola, ¡quiero amor! Perfecto, creo que hay que ser muy valiente para asumir que quieres amar y ser amada, más aún a día de hoy que parece que lo “guay” es ser soltera y pasar de las relaciones. El problema es que eso no es amor, es sexo, y no puedes pretender intercambiar sexo por amor; tú te mereces amor, del de verdad, del que llena tranquilamente tu alma, tu vida y todos los poros de tu piel, del que te hace sentir orgullosa de ser quien eres y de haber escogido a la persona que tienes al lado. Amor sin miedos, sin tapujos y sin espinas.

Éste es un pequeño resumen de razones que te llevan a tener sexo y que no son precisamente las adecuadas. ¿Por qué? Porque todas parten desde el mismo punto; el miedo. Miedo al qué dirán, miedo a que no guste, miedo a que me juzguen, a no encontrar a alguien, etc. Miedo a ser tú misma tanto si quieres tenerlo como si no. Y desde el miedo no puedes darte valor y sin valor, nadie te va a valorar. Y si algo tiene una zorra es que se respeta, se valora y vive su vida sin miedo. Así que sí, eres una zorra maravillosa si te acuestas en la primera cita con alguien, pero si lo haces desde la libertad de ser tú misma, sin importarte el qué dirán sino lo que dirás de ti tú, sin miedo a que nunca más vuelvas a saber de esa persona, respetando tu cuerpo, tus necesidades y tu valor.

Y si aún tienes dudas, pregúntate ¿Qué pensaría yo de otra persona que me contara que…? Y tú solita te responderás.

Coach, psicóloga y escritora. Soy más lista que el hambre, y tengo razones de peso.

Facebook Twitter Google+ YouTube   


Y, además, hago consultas privadas

contactoTodos estos temas y muchos más podemos tratarlos a través de consultas privadas. Sólo tienes que ponerte en contacto conmigo para una cita previa.

Los libros, a un click

Soy mas lista que el hambre Alicia en el país de las rosquillas, de Eva Campos NavarroUna Alicia especial, que te llevará a través de tu relación con la comida por un viaje de autodescubrimiento. O elige comenzar a ganar siendo más lista que el hambre. Dos libros relacionados pero muy diferentes entre sí que te ayudarán a reconocer las verdaderas razones de tu lucha constante contra los kilos de más y cómo acabar con ellas. Para siempre.  

2 comentarios en “Soy una zorra si tengo sexo en la primera cita

  1. Hola Eva! ¡Qué oportuno el tema! Ser juzgadas por nuestra conducta sexual es tremendo (como lo es ser juzgadas por nuestro aspecto físico o nuestro peso), pero además son los hombres los que salen perdiendo!!

    En una sociedad más abierta e igualitaria, donde se reconociera la libertad a las mujeres, nos sentiríamos menos presionadas y más libres para desarrollar nuestra sexualidad, la que quisiera sería más promiscua y más abierta. Bien por tu post! 🙂

    1. Boegoña, creo que no es sólo un tema sexual, sino la crítica a la llibertad de ser uno mismo, a desear estar con alguien o no estarlo, a ser promiscua o a no serlo. Es que, lo pilles por donde lo pilles, siempre hay críticas cuando eres libre 😉

Y tú, ¿qué piensas?