Consulta: El problema es que ellos están gilipollas

Sé que hace mucho tiempo que no escribo por aquí, pero los temas de salud, ya sabéis. Sin embargo, no quería dejar esta consulta en el tintero por varias razones, pero la fundamental es que creo que ya va siendo hora de poner los puntos sobre las íes y más en un tema como éste: ¡me llaman gorda por la calle!

¡Qué a gusto se quedó Adele!
¡Qué a gusto se quedó Adele!

 

Hace unos días recibí el mail de una chica que se hace llamar Kitty:

Hola, tengo 14 años y estoy harta y cansada de que por la calle, en el instituto e incluso mis amigos me llamen gorda. Yo quiero adelgazar y lo intento pero voy muy despacio, pero parece que da igual, que cualquier cosa que hagas no importa y siempre acabo escuchando insultos como “vacaburra” en cualquier lado. ¿Qué puedo hacer para delgazar más rápido?

Hola Kitty, buenas tardes.

Nada, absolutamente nada. No puedes adelgazar sólo para que los demás te insulten porque eso no va a dejar de pasar, y me explico. Cuando alguien está imbécil y necesita denostar a los demás para sentirse superior, el problema no es que tú estés gorda, es que ese alguien está gilipollas y poco puedes hacer contra éso.

Yo adelgacé y aún así escuchaba críticas del estilo “piernas juntas” o “culo de gelatina”. ¿Qué me decía a mí eso? Nada sobre mí, sino sobre la persona que me lo decía y es que su mundo es tan pequeño que sólo caben en él aquéllos que tengan una “perfección” imposible de alcanzar  y que seguramente él no haya alcanzado. El otro día iba por la calle con un total look 50s; vestido marinero con can-can y abrigo de corte cincuentero total. Un hombre de unos 40  años estaba una terraza y antes de pasar a su lado le dijo en tono de sorna a sus compañeros “y ésta payasa que viene por ahí, ¿de qué va?” con tan mala suerte -para él- de que le escuché. Me paré a su lado y le dije “de persona, como tú, pero a diferencia de ti, de alguien que no necesita humillar a otro alguien para sentirse bien consigo mismo” Y sin darle lugar a réplica seguí mi camino escuchando como sus propios compañeros le decían que se lo tenía bien merecido porque siempre estaba igual. Y he de confesar algo, me sentí maravillosamente bien y no porque sus compañeros mostraran su satisfacción por haberle callado, sino porque yo no me callé. ¿Eso significa que nos tenemos que enfrentar a todos aquéllos que nos insulten o critiquen? No necesariamente, pero sí tener muy claro que cuando alguien lo hace, no está hablando de ti sino de él y sus prejuicios, de sus miedos y su autoexigencia y, por tanto, no hay que tenerles miedo porque en el fondo se sienten tan pequeños que necesitan hacer pequeños a los demás para sentirse grandes.

Kitty, por favor, no dejes que los demás te hagan sentir mal. No son ellos los grandes, sino tú que has decidido cambiar aquéllo que no te gusta y si no te gusta como te tratan tus propios amigos, cámbialos por otros, y si en el instituto o por la calle te hacen sentir mal, simplemente piensa que no eres tú la que tiene algo malo, sino ellos los que tienen carencias que no saben rellenar de otra manera. En el fondo hasta siento lástima por esas personas porque viven algo que les hace sentir mal pero no son conscientes; ojalá algún día puedan serlo y ponerle remedio para sentirse bien consigo mismas pero mientras tanto, ¡tú a lo tuyo!

 

Coach, psicóloga y escritora. Soy más lista que el hambre, y tengo razones de peso.

Facebook Twitter Google+ YouTube   


Y, además, hago consultas privadas

contactoTodos estos temas y muchos más podemos tratarlos a través de consultas privadas. Sólo tienes que ponerte en contacto conmigo para una cita previa.

Los libros, a un click

Soy mas lista que el hambre Alicia en el país de las rosquillas, de Eva Campos NavarroUna Alicia especial, que te llevará a través de tu relación con la comida por un viaje de autodescubrimiento. O elige comenzar a ganar siendo más lista que el hambre. Dos libros relacionados pero muy diferentes entre sí que te ayudarán a reconocer las verdaderas razones de tu lucha constante contra los kilos de más y cómo acabar con ellas. Para siempre.  

Un comentario en “Consulta: El problema es que ellos están gilipollas

  1. Sólo decirle a Kitty que no se deje llevar por esos comentarios. Quizás ahora estés pasada de peso (lo que no implica que alguien tenga el derecho de criticarte), y quizás algún día estés a gusto con tu físico. Creo que es importante que entiendas que esos “gilipollas” te seguirán llamando gorda porque justamente son gilipollas, tal y como dice Eva. Te lo digo por experiencia propia: con o sin sobrepeso me han llamado gorda y también a mis amigas, algunas de ellas delgadas. Incluso en la época que estuve muy delgada (talle 38) más me dijeron gorda, sobre todo las mujeres, por mera envidia o porque hoy “gorda” se utiliza como ofensa para cualquier mujer, para hacerla sentir insegura. Trata de meterte este chip en la cabeza y no te dejes manipular. Un saludos desde Chile.

    (Disculpa que repita el mensaje, el anterior tenía errores).

Y tú, ¿qué piensas?