El veranito… Otra excusa más

Últimamente me llegan muchas consultas sobre si ésta es buena época para comenzar una dieta o no. Por ejemplo, Sara D. me preguntaba el otro día si con las vacaciones por medio, es mejor comenzar ahora o dejarlo para septiembre por que, según ella “En verano todo está más rico”.

Perder peso en verano es fácil

El verano es una época especial del año. Los días son más largos, socializamos más y, ¡por supuesto! hay vacaciones por medio, sin contar con helados, granizados y un sinfín de tentaciones en forma de comida. El verano es, sin lugar a dudas, la época del año más relajada que hay. Quizás por ello, muchas veces el proyecto de comenzar una dieta (que, como sabéis para mí es sinónimo de “comenzar a cuidarme, quererme e ir por lo que quiero en la vida”) lo dejamos para después, porque claro ¡a ver quién es el guapo que resiste a tantas tentaciones! Pues tú, si realmente lo quieres.

El verano no es excusa. Es más, si te pones a pensarlo fríamente, tienes la oportunidad de cuidarte más:

  • Al tener más tiempo libre, puedes practicar ejercicio.
  • Como hace buen tiempo, ¡no necesitas enterrarte en un gimnasio! Sal a pasear, a correr, a patinar,…
  • Como hace más calor, apetecen cosas más fresquitas. Así que las frutas, las ensaladas, los zumos, etc. son tus aliados.
  • Bebes más, lo que siempre te ayudará a sentirte más saciada y a equilibrar la ingesta de líquidos.

Además, el verano son 3 meses. ¿Cuánto tiempo de te vas de vacaciones? ¿15 días? ¿Un mes? Si tienes la suerte de poder irte un mes, no deja de ser un tercio del tiempo de verano. En esos 30 días harás una media de 4 comidas diarias, lo que significa 120 comidas. ¿Vas a hacer 120 comidas desastrosas? ¿120 paellas? (si es así, vete poniendo en contacto con el Ayuntamiento de Calasparra, para que te hagan un monumento.) Pero es que aunque así fuera… ¿Vas a dejar de cuidarte 3 meses por ello? Hay un círculo vicioso muy común:

  1. Tras el verano, me siento fatal porque he engordado y me paso el mes de septiembre castigándome por ello, así que
  2. Llega Octubre y me digo “venga, me voy a poner a dieta” pero como las Navidades están a la vuelta de la esquina….
  3. Tras las Navidades, me flagelo mucho más “¿Ves? ¡Has vuelto a engordar! Jamás lo vas a conseguir”, así que
  4. Enero y febrero me lo paso llorando por las esquinas y planificando la operación bikini que
  5. Comienzo en marzo convencidísima de que me voy a quitar lo que me sobra
  6. Llega finales de Junio y bueno, sí, me he quitado unos cuantos Kgs, así que ¡vacaciones!
  7. Y… vuelta a empezar.

Y, sin darte cuenta, vives año tras año un círculo vicioso que te atrapa en tu cuerpo, en tus sentimientos de fracaso y en tu vida “de gorda”. Y, a muchas personas, en dietas milagros y cambios drásticos de peso. Conozco a una mujer que su talla en ropa de invierno es la 50, y la de verano… ¡la 46! ¿Dos tallas en un mismo año? ¿No ves que vives atrapada en un círculo vicioso? ¿No deseas, de corazón, mantenerte en una vida sana -y un cuerpo- durante el resto de tu vida? Corta con todos los círculos viciosos de tu vida. Mientras vivas en ellos, no dejarás que lleguen a tu vida personas, situaciones, experiencias y sentimientos nuevos. En realidad, el verano es la excusa para no comenzar a cuidarte. Pero la pregunta es… ¿Para qué dejas de cuidarte?  Cualquier época del año es buena para amarte y ocuparte de ti y de tu alimentación. ¡Ojo! No estoy diciendo que te pongas a dieta de adelgazamiento, sino que te cuides esas vacaciones, vuelvas a tu vida y sigas cuidándote. El nivel lo pones tú. El verano es una época perfecta para comenzar a asumir una alimentación responsable: frutas, verduras, barbacoas (sí, si te lo propones, una barbacoa puede ser de lo más sano), bebidas sanas, etc. y empezar a indagar en esas razones que te hacen vivir en ese círculo.

Así que… ¿por qué no te dejas de excusas veraniegas y empiezas a amarte ya?

Conócete más en http://www.evacamposnavarro.es

Coach, psicóloga y escritora. Soy más lista que el hambre, y tengo razones de peso.

Facebook Twitter Google+ YouTube   


Y, además, hago consultas privadas

contactoTodos estos temas y muchos más podemos tratarlos a través de consultas privadas. Sólo tienes que ponerte en contacto conmigo para una cita previa.

Los libros, a un click

Soy mas lista que el hambre Alicia en el país de las rosquillas, de Eva Campos NavarroUna Alicia especial, que te llevará a través de tu relación con la comida por un viaje de autodescubrimiento. O elige comenzar a ganar siendo más lista que el hambre. Dos libros relacionados pero muy diferentes entre sí que te ayudarán a reconocer las verdaderas razones de tu lucha constante contra los kilos de más y cómo acabar con ellas. Para siempre.  

Y tú, ¿qué piensas?