Consulta: ¿Necesito un psicólogo o un coach para adelgazar?

La decisión de introducir un profesional, como un psicólogo o un coach, para que nos ayude a la hora de adelgazar es algo que barajan muchas personas. Bien sea porque no se ven capaces o porque ya han detectado que detrás de su relación con la comida hay algo más, se plantean trabajar con un psicólogo o un coach para que les ayuden en su empeño de adelgazar pero, ¿Es siempre necesario?

Me preguntáis muchas veces por esta cuestión. Personas que han tratado de adelgazar por su cuenta y que incluso lo han conseguido pero vuelven a coger peso. Personas que tratan de perder pero a los dos o tres días de comenzar una dieta, tiran consciente o inconscientemente la toalla y dicen que no entienden por qué no pueden seguir con la situación. Personas que, necesitando perder sólo 5 o 6 kilos, no consiguen perder ninguno. Y, ante esta perspectiva, deciden plantearse si necesitan ayuda profesional o no.

Creo que hay una máxima que todo ser humano nos debemos plantear; si me sugiero que necesito un profesional es que realmente lo necesito. ¿Por qué? Primero porque muchas veces esperamos al límite de nuestras fuerzas y paciencia para buscar ayuda así que si eres una de esas personas que tratan de hacerlo todo por sí mismas y estás planteándote esta cuestión, quizás ha llegado el momento de asumir que sola no puedes y, lo más importante de todo, quizás deberíamos aprender que no hay nada de malo en asumir que necesitamos ayuda. De hecho, creo firmemente que hay que ser muy valiente para asumir que solos no podemos.

Sin querer categorizar, veo que hay tres tipos de personas que recurrren a mí:

  1. Las que han engordado por algún acontecimiento en su vida, como puede ser un embarazo, y no saben por dónde empezar.
  2. Las que llevan mucho tiempo en esta situación, lo han intentado muchas veces y no lo consiguen. O lo consiguen y vuelven a coger el peso.
  3. Las que, por enfermedad, han cogido peso.

En el primer caso, a veces es suficiente con un proceso de Coaching. El coaching es sólo una METODOLOGÍA que pretende que la persona descubra sus propios recursos para pasar de una situación actual (que no se desea)  a una situación deseada. Ni más ni menos. No escuchéis a quien dice que el Coaching es una terapia, o que con sus consejos de coaching bla bla bla ¡Vendehumos! El coaching es no directivo, así que eso de aconsejar, mal. Si tu situación es que no sabes por dónde comenzar, y quieres trazar un plan de acción, puedes hacerlo de la mano de un coach. Pero también puedes intentarlo sola, buscar la motivación, generar alternativas que te sean útiles a ti y sólo a ti (por poner un ejemplo, ir al gimnasio no es buena idea para todo el mundo, depende de la persona)

En el segundo caso, tenemos que profundizar más y ver por qué, efectivamente, existen bloqueos, autosabotajes y otros tipos de cuestiones. Raquel me escribía el otro día :

Es como si tuviera miedo a perder peso y a la vez es una de las cosas que más deseo.

Ahí sí, necesitamos una mezcla de técnicas que nos ayuden a hacer consciente las relaciones que tenemos con la comida, entendernos y cambiarlas. En este caso se trata de trabajar la relación con la comida, pero también contigo misma, con tu entorno, con tu pasado, con tu presente y tu futuro, etc. Si el motor del coche se nos rompe. ¿llamamos a la grúa o tratamos de solucionarlo solas? Pues si tu motor (motivación, satisfacción, autoestima, etc.) se rompe, no dudes en llamar a un profesional que te ayude a arreglarlo.

En el último caso, cuando por enfermedad cogemos peso, tampoco está de más buscar ayuda de un profesional que nos ayude ya sea a aceptar la situación, ya sea a trazar un plan de mejora de calidad de vida. Es uno de los escenarios más estresantes porque de la mano del cambio de vida por la enfermedad, viene también la angustia por el cambio de nuestro cuerpo. En este caso, un profesional te puede ayudar ya sea a aceptar tu situación o a acompañarte para que poco a poco vayas recuperando la calidad de vida y la autoestima.

Sinceramente, da igual si tu problema son 70, 30, 12 o 4 kilos de más. Si lo identificas como problema, como algo muy presente en tu vida, que te angustia, estresa, con lo que no puedes sola, que te hace dar vueltas y vuelta como una peonza y cada vez mina más tu autoestima y tu forma de vivirte, busca ayuda profesional. De hecho, en muchos países, para perder peso se usa un equipo multidisciplinar de nutricionista, psicólogo y entrenador personal. Pero en nuestra cultura aún se piensa que quien acude a este tipo de servicios “es que está mal de la azotea” o “es que es un débil que no sabe sacarse solo las castañas del fuego” y nada más lejos de la realidad. No podemos con todo y admitirlo es de ser una persona coherente y fuerte.

Coach, psicóloga y escritora. Soy más lista que el hambre, y tengo razones de peso.

Facebook Twitter Google+ YouTube   


Y, además, hago consultas privadas

contactoTodos estos temas y muchos más podemos tratarlos a través de consultas privadas. Sólo tienes que ponerte en contacto conmigo para una cita previa.

Los libros, a un click

Soy mas lista que el hambre Alicia en el país de las rosquillas, de Eva Campos NavarroUna Alicia especial, que te llevará a través de tu relación con la comida por un viaje de autodescubrimiento. O elige comenzar a ganar siendo más lista que el hambre. Dos libros relacionados pero muy diferentes entre sí que te ayudarán a reconocer las verdaderas razones de tu lucha constante contra los kilos de más y cómo acabar con ellas. Para siempre.  

Y tú, ¿qué piensas?